jump to navigation

Una más de Le Clézio 18 enero 2010

Posted by notitasenmicabeza in Pensar sobre lo pensado.
Tags: , ,
add a comment

“No basta con querer cambiar la sociedad: es absolutamente preciso hacer la revolución en el interior de uno mismo”.

En Diego y Frida, su última novela sobre Frida Kahlo y su esposo.

Revista Quid, junio/julio 2009

Sólo quedaba Twitter 23 julio 2009

Posted by notitasenmicabeza in internet.
Tags: , , , , ,
add a comment

David de Ugarte publicó hoy un artículo en Noticias en Positivo titulado: “¿La Revolución será Twitterada?”

Me parece, luego de leer el artículo, que lo que quiso decir es si la revolución será “twitteada”. Detalle de léxico aparte, escribe algunas cosas muy interesantes:

“Las redes sociales no son una tecnología o un servicio web, sino sujetos políticos que emergen al formarse espacios deliberativos autónomos que la socialización virtual permite y que no tenían posibilidad de existencia en el sistema mediático descentralizado”.

“A todo espacio deliberativo corresponde una estructura de coordinación en la acción y en la movilización. Los móviles no sacan a la gente a la calle. Coordinan a los convencidos por una conversación social previa, y muchas veces masiva, que ha tenido lugar en la Red, donde no falta espacio para la argumentación ni para la retórica, donde se elaboran los grandes discursos que impulsan a los movimientos sociales”.

“En el mundo democrático, estos nuevos entornos de deliberación y de coordinación transformarán, y de hecho están transformando, el significado que se da a los partidos políticos y al ejercicio mismo de la política”. Y yo agregaría, de la democracia.

“Si la deliberación virtual en eso que muy ampliamente llamamos blogosfera nos remite al mundo de la elaboración discursiva, la ideología y el debate de ideas, y las herramientas de comunicación móviles como los SMS remiten a un nuevo mundo de convocatorias y movilizaciones de calle autoorganizadas (las cibermuchedumbres), el mundo de Facebook, Orkut o Myspace se coloca en un espacio intermedio: el de la expresión de adhesión”.

El caso de las elecciones en Irán y las protestas multitudinarias para denunciar el fraude son un ejemplo paradigmático de la posibilidad que proveen herramientas digitales como Twitter para la comunicación masiva y a distancia. Durante varios días, #iranelection se mantuvo en los Trending Topics evidenciando la alta recurrencia de twits sobre ese tema. Fotos, vídeos y testimonios empezaron a circular frenéticamente por la Red. Un estudio de The Web Ecology Project , adscrito a la Universidad de Harvard, el Berkman Center y el Massachusetts Institute of Technology (MIT), registró entre el 7 de junio (antes de las elecciones) y el 26 algo más de dos millones de mensajes en Twitter sobre el proceso electoral en Irán. Unos 480.000 usuarios únicos se sumaron a la conversación. Los medios de comunicación y las agencias, cuyos corresponsales sufrieron la censura cuando no fueron expulsados de Irán, bautizaron el fenómeno como “la revolución Twitter”.

iranelection

“Casualmente”, Facebook estaba bloqueado y los celulares experimentaban problemas para enviar mensajes. Sólo quedaba Twitter…El despegue que a partir de la demostración de eficiencia e instantaneidad experimentó esta herramienta puede haber sido obra del destino o signo de que lo tiene que pasar va a pasar; el futuro nos llega, ¿estamos preparados?

Una voz en contra

 Silvia Blanco, en su nota publicada en La Nación el 19/07/09, afirma que “Twitter no genera revoluciones”, y cita a Enrique Dans, profesor de sistemas de información del IE Bussiness School y bloguero (www.enriquedans.com), para amparar su argumento: “Su capacidad es la de calentar una protesta, amplificarla y acelerarla. Es muy fácil crear adhesiones, lo difícil es trasladarlas al mundo real. La chispa que prende una protesta virtual casi siempre viene de un hecho. Ocurrió con la represión en Tíbet el año pasado, y ha ocurrido en Irán. Las redes sociales amplifican la protesta, pero aún no la suscitan“.

Es cierto que cada vez que surge algo nuevo, una tecnología, un nuevo paradigma, o lo que implique una gran relevancia social, es necesario contar con las voces matizadoras, aquellas personas que vienen a calmar las aguas y a agregar una dosis de escepticismo, que nunca viene mal. Al principio, todo es bello y fantástico, prometedor y anticipatorio de un futuro genial, pero es inteligente pararse a pensar y a encontrar sus falencias, que de seguro las tiene, como cualquier otro objeto.

Silvia Blanco argumenta: “(Twitter) Es una herramienta muy democrática, pero en todos los sentidos: cualquiera puede decir cualquier cosa“. Esto es lo mismo que suponer que todas las personas actúan en forma honesta, todo el tiempo. Es decir, que no hay infiltrados, ni activistas políticos, ni intereses escondidos. La libre expresión, gratuita e instantánea, no es gratis “políticamente”, produce efectos, que son guiados por intenciones detrás de cada enunciado. No nos escapamos aún de la manipulación. Además, y como agravante, en Twitter conviven tanto mensajes políticos que inducen a la movilización social como las más burdas trivialidades. Con lo cual, ¿quién pondrá el filtro? ¿el usuario está preparado para relativizar tanta cantidad de información?

Cito nuevamente a Silvia Blanco: “Twitter no requiere narración, como en un blog. Es más rápido. La conversación surge y se desvanece“. La maldita restricción de los 140 caracteres. Se refiere, además, a que hoy un trending topic puede ser la elección en Irán y mañana ya no figura más y, en su lugar, aparece como trending topic Chuck Norris, por citar un ejemplo. Si Twitter no permite la reflexión, como argumenté en mi propio artículo sobre los usos de Twitter, ¿cómo va a ser posible digerir toda la información recibida, instantánea y constantemente, sin tener tiempo de detenernos a pensar sobre lo que acabamos de tragar? Me pregunto cuáles serán los efectos de esta nueva forma de comunicación: ¿indigestión o desnutrición?.