jump to navigation

Me duele mi Argentina 22 noviembre 2010

Posted by notitasenmicabeza in Actualidad.
Tags:
add a comment

Una Argentina que acaba de llorar a uno de sus mártires. A alguien que se la jugó por sus ideales y llegó hasta las últimas consecuencias. Coincido con el relato de un cronista quien atinadamente señaló: “me sentí viviendo la historia, algo de lo que nos vamos a dar cuenta dentro de unos años cuando estos días sean relatados en los manuales de historia”. Es cierto que la dimensión histórica de un fenómeno contemporáneo es difícil de abarcar y por eso surgen diferentes manifestaciones de ese sentir, que puja por salir a la luz y expresarse en su completud.

Por eso tanta gente fue a verlo, tenían que verlo. Me causa gracia la desfachatez de TN de hacer un programa dedicado a comprender por qué tanta gente fue a despedirlo, para dilucidar de dónde salió esa expresión de afecto. Mi lectura entre líneas no me deja más que ver una pregunta: “cómo pudo pasar esto si nos dedicamos tan hondamente a desprestigiarlo?”. No sé si se habrán dado cuenta, pero los únicos que quedaron desprestigiados fueron ellos, por presentar en calidad de verdad durante tanto tiempo un prejuicio ideológico y una contienda política y económica.

Diferentes lecturas e interpretaciones de este fenómeno popular se abrieron paso torpemente. Me quedo con una certeza que manifestó Daniel Tognetti: “toda esa gente en el cortejo decía muchas cosas pero entre ellas había un grito de NI UN PASO ATRÁS”. No volver significa no permitir que nos roben las conquistas pero también encierra un miedo inconfesable y apabullante: todos sabemos lo que vino después cada vez que se profundizó un gobierno nacional y popular. No sólo una barrida contundente de los logros sino también la más cruenta venganza. Néstor y Cristina son dos referentes de esa generación aplastada por la represión. Se las arreglaron para llegar al poder y, una vez allí, demostraron que se puede, que no hay poder tan grande que no pueda ser vencido, que incluso se le puede (y se le debe) decir que no a Bush, con todo el simbolismo que ello encierra.

Ese coraje y esa valentía cosecharon muchas leyes que pesaban con el atraso y el saldo pendiente de gobiernos que no se animaron a enfrentar a los sectores de poder (llámese el campo, los medios de comunicación, la iglesia, el ejército, etc). La muerte de Néstor implicó para muchos la incertidumbre de si la marcha impuesta desde el 2003 iba a continuar o la iban a frenar. Sigo pensando en la cara de póker de María Laura Santillán al no poder explicar tanta adhesión a un modelo que ellos se han encargado de difamar con una etiqueta horrible: “K”. La conductora se preguntaba horrorizada ante cámara si el involucramiento de la juventud en la política, evidenciado con creces a partir de este funeral, era algo positivo. Hasta un referente de la oposición tuvo que desmentirla al aire aumentando su cara de póker pero aparentemente no alcanzó para que se de cuenta de la boludez que había dicho.

Política es lo que le hace falta a este país. Política y más política. Hemos visto que en democracia se puede cambiar el rumbo, el golpe de estado no es remedio para nada, sólo enferma más. Me duele mi Argentina porque odio pensar que nos pueden volver a barrer, que la intolerancia ganará como todas las veces anteriores, porque veo a mi familia, a mis pares, hasta a mis compañeros de la más acérrima izquierda en la facu, dejarse llevar por el eterno prejuicio del cabecita negra. Porque tanto mal se ha hecho en nombre del peronismo que ahora nadie cree que es posible. Porque me gustaría que pudieran aprender a pensar ahora, cuando es necesario, y no arrepentirse después. Mientras escribo estas palabras me propongo hacer más que eso, trascender estas líneas y hacer algo más por mi país, como toda esa gente que lloró y tuvo miedo el 27/10, para decir bien fuerte NI UN PASO ATRÁS.