jump to navigation

Leyendo a Verón 4 septiembre 2009

Posted by notitasenmicabeza in Pensar sobre lo pensado.
Tags: , , ,
2 comments

Cuando se analizan los discursos se describen operaciones. Una superficie textual está compuesta por marcas. Esas marcas pueden interpretarse como las huellas de operaciones discursivas subyacentes que remiten a las condiciones de producción del discurso y cuya economía de conjunto definió el marco de las lecturas posibles, el marco de los efectos de sentido de ese discurso.

Las operaciones mismas no son visibles en la superficie textual: deben reconstruirse partiendo de las marcas de la superficie. Se trata de llegar a constituir tipos de discursos caracterizados por un funcionamiento relativamente constante en el seno de una sociedad y de un período histórico determinados.

Lo que Verón plantea, según los párrafos anteriores, es la posibilidad de analizar discursos presentes y permanentes en la vida social. Así, sería posible analizar, describir y tipificar el discurso de la iglesia, de los políticos, de los representantes del campo, etc.; y confrontarlos en el plano de la significación. ¿Qué interesante no? Creo que podríamos extraer conclusiones enriquecedoras. Se dice mucho más que palabras.

Más de análisis de discursos:

EliseoVeronTodo análisis de los discursos es, en última instancia, un análisis de diferencias, de desfases interdiscursivos (la identidad se describe como el grado cero de desfase). Al poner de manifiesto los desfases, se hacen visibles las huellas dejadas por las condiciones (de producción o de reconocimiento) en los textos; las marcas se transforman en huellas. Es por ello que, cada vez que un discurso nos interesa, tenemos que encontrar otro que, por diferencia, constituya el revelador de las propiedades pertinentes del primero.

Puede decirse que todo discurso producido constituye un fenómeno de renocimiento de los discursos que forman parte de sus condiciones de producción.

Reconsturyendo lecturas:

Un discurso analizado es una condición de producción del discurso producido por el analista. La posición del analista, del observador, no coincide con la del consumidor de los discursos: uno y otro no hacen exactamente la misma lectura. La lectura del analista sufre la mediación de su método y de los instrumentos que aplica a las superficies discursivas. Esta mediación afecta el discurso analizado en su poder: hay un fenómeno de poder-creencia que es propio del consumo y que el analista destruye.

Cuando el analista se propone reconstruir una gramática de reconocimiento de un discurso, aunque su propia lectura no coincide con la del consumidor, su objeto es reconstruir ésta última.

En el pasaje anterior, Verón está postulando la independencia objetiva del investigador en comunicación. Una suerte de desconexión de la matrix o semiosis social, para advertir hechos implicados en la dinámica de consumo. Él dice que el analista puede “destruir” el poder de un discurso y desentrañarlo. Una especie de superhéroes inmunizados. Por más que los profesores fana de Verón aclaren que él no habla de la posibilidad de que el analista se salga por completo de la semiosis, para mí el planteo es demasiado pretencioso. No hay forma de escapar de la matrix (semiótica).

Bonus Track:

Definición de texto: objeto heterogéneo, susceptible de múltiples lecturas, situado en el entrecruzamiento de una pluralidad de causalidades diferentes; lugar de manifestaciones de una pluralidad de órdenes de determinación.

Mi frase favorita: FLUJO DE CIRCULACIÓN DE SENTIDO

Anuncios