jump to navigation

Si de entender se tratara.. 8 junio 2011

Posted by notitasenmicabeza in Personal.
Tags:
add a comment

Entendí que no sólo vamos sino que venimos, que la gente aparece y se va, que las rosas no son rosas y que de tanto entender me voy a marear. Entendí que yo no soy yo y que los otros son yo menos yo, que mi alma se vuela con el viento y que por más que busque no encuentro. Entendí que no encuentro porque no soy yo, porque de tanto buscarme me perdí. Entendí que mejor no entender nada que querer entenderlo todo.

Entendí que si me quedo me aflijo pero si me voy no vuelvo. Entendí que no volver implica morir de a poco, en la lejanía del espacio y perderme aún más en el camino. Entendí que no entiendo nada y que de tanto querer entender se me fue la vida.

Entendí que lucho contra mí misma, que esa lucha es eterna y que siempre gana mi otro yo. Entendí que me ganan las ganas pero quien ríe último ríe mejor. Entendí que los amigos no se crían en macetas y que no hay que entender tanto para entender algo. Entendí que la gente no llora y ríe sino que llora o ríe, que no todos son de fiar y que me falta mucho más por entender antes de querer abandonarme al olvido. Entendí que no entiendo nada y que por más que me esfuerce cada vez estoy más lejos de entender por qué. Entendí que sigo tratando de entender cuando ya no hay más remedio. Entendí que hubo tiempos mejores y que mejor atesorarlos que pisotearlos. Entendí que cuanto más tiempo pasa más lejos estoy de ser una entendida. Entendí que tengo que crecer si quiero entender en algo y que se necesitan ovarios para entender esta vida. Entendí que mejor me callo y me zambullo en un sueño profundo y reparador de elipsis antes que prenderme fuego en el entendimiento de este gran embrollo.

Entendí que mido todo con la vara equivocada, que huyo despavorida cuando algo no me gusta y que quiero terminar cosas que nunca empecé. Entendí que cuanto más dilate esta decisión menos tiempo tendré de empezar a vislumbrar un posible entendimiento. Entendí que tengo miedo de todo y de todos y que no hay nada que tema más que a mí misma. Entendí por fin que sigo siendo yo después de todo, que no me fui a ningún lado, que me oculté en un refugio seguro pero que en ese lugar no veo nada o veo todo negro. Entendí que para salir hace falta coraje y corazón y entendí que sólo yo puedo hacerlo. Más allá de entender o no entender, la vida es otra cosa.