jump to navigation

El valor del cambio 17 marzo 2010

Posted by notitasenmicabeza in Reflexiones.
Tags: ,
trackback

Hoy vi a un bebé en un changuito-corralito jugando con un bolsa de plástico mientras su madre atendía la verdulería del supermecado chino.

Esto no sólo me conmovió sino que me recordó de un post que debería haber escrito hace mucho tiempo pero supongo que nunca junté el valor suficiente, hasta hoy.

Un día de invierno, hace un par de años, me tocó vivir una experiencia que nunca olvidaría. El valor del dinero es innegable para nosotros, habitantes del capitalismo, pero sin embargo nos equivocamos groseramente a la hora de entender cuánto nos importa.

El colectivo 112 une Villa Crespo con Lanús. Justo en la mitad del recorrido está Pompeya, esa estación fantasma que tanto tememos. Allí se subió una señora que debía tener unos treinta años, eso si sabemos reconocer el envejecimiento prematuro de la pobreza y la indigencia.

Esta señora olía mal, estaba vestida con harapos y no pronunció ni una palabra. Tan sólo se dispuso a repartir un papelito de un centímetro cuadrado de papel blanco, muy sucio y desprolijamente recortado (recortado: sería una torpeza pensar en tijeras) a cada uno de los pasajeros.

Tan acostumbrada a los vendedores ambulantes por mi vida de estudiante y trabajadora, me sorprendí muchísimo ante esta situación inédita. Esta mujer no vendía nada, no tenía nada para decir y su único capital consistía en esos papelitos malolientes.

Pero esto no es lo más importante. Lo verdaderamente shockeante de esta historia pasó unos minutos después cuando el colectivero le pidió, no muy amablemente, que descendiera del colectivo. Ante el apuro y la corrida, se le cayeron algunos papelitos y otros no los alcanzó a recoger. Más la señora no estaba dispuesta a abandonarlos. Se tiró al piso del colectivo en forma desenfrenada para recolectarlos, segundos antes de ser echada a patadas.

No podía dejar de mirarla y me invadió una sensación de miedo y culpa, todo mezclado. Reflexioné mucho sobre esa escena durante mucho tiempo y hasta el día de hoy y la conclusión que se ilumina ante mis ojos es lo relativo del valor de cambio. Esa mujer se tiró al piso desesperadamente como si se le hubieran caído cien pesos. O por lo menos imitó la reacción que cualquiera de nosotros tendría en dicho caso. Al fin de cuentas, qué son los billetes sino papelitos pintados?

Y esas son las cosas que llaman poderosamente mi atención…

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: