jump to navigation

Ser o no ser, ¿esa es la cuestión? 28 julio 2009

Posted by notitasenmicabeza in Reflexiones.
Tags: ,
trackback

David_Miguel_Angel2La semana pasada fui a ver la obra “La sombra de Federico”, con la actuación del talentoso actor argentino Fabián Vena. En la misma, se toma la muerte del poeta español Federico García Lorca, sus últimos días. Entre los tantos motivos esbozados para su asesinato en manos de las fuerzas franquistas, uno era el de ser homosexual, (o también catalogado en la época como “invertido” o inmoral).

Esta semana, leyendo la revista Quid, me encontré con un artículo sobre Christopher Marlowe, escritor inglés que vivió bajo el reinado de Isabel I y que sería una  influencia en la obra de William Shakespeare. Marlowe escribió en aquellos tiempos (siglo XVI) obras que tocaban de lleno el tema de la la homosexualidad, que cuestionaban qué era natural y qué era antinatural, provocando un gran revuelo obviamente.

Me puse a pensar sobre la homosexualidad a lo largo de a historia para empezar a armar una lista en mi mente de grandes personalidades que hayan sido acusados, sospechados o declarados gay.  La lista es larga y no ahorra sorpresas. Aparte de Federico García Lorca, de mayor actualidad, se me vinieron a la mente Leonardo Da Vinci, Miguel Ángel y muchos otros pintores del Renacimiento como Botticelli, Cellini, Donatello, Raphael. El propio William Shakespeare fue sospechado de homosexual. Y yendo mucho más atrás en la historia, a la Antigua Grecia, encontramos a los guerreros Alejandro Magno y a Julio César y al filósofo Sócrates. En el siglo XIX fue acusado de sodomía el célebre escritor Oscar Wilde. En el siglo XX la lista se amplia y las libertades sexuales tocan su pico de expresión.

La reflexión que me parece inevitable es la gran pérdida que hubiera sufrido la humanidad si a estas personalidades no se les hubiera permitido surgir o manifestarse por meros prejuicios. Amén de que muchos de ellos lo hicieron y padecieron la verguenza pública, la cuestión es, me parece: ¿hasta que punto se puede frenar un instinto sexual? ¿Hay algo más poderoso que eso? No alcanzarían las cárceles para encerrar a individuos libres que son lo que son, y nada más, ni nada menos. Por más que querramos tapar el agujero, el vacío sigue ahí. Ser gay encubierto es más hipócrita y más dañino que ser confeso. Los intentos inútiles por frenar los instintos sólo pueden ser una pérdida de tiempo y de esfuerzos.

Si la orientación sexual es una mancha en un genio como Da Vinci, entonces nuestras mentes no han evolucionado lo suficiente. Del siglo XV a la fecha es innegable que se han hecho muchos avances pero aún se sigue considerando a la homosexualidad como un defecto, algo diferente de lo normal, de lo corriente. Pero, como se preguntaba Marlowe, ¿qué es “lo normal”? y yo agrego mi pregunta de siempre ¿quién pone las reglas?

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: