jump to navigation

El renacimiento de una Nación 10 julio 2009

Posted by notitasenmicabeza in Reflexiones.
Tags: , , , , ,
trackback

El día de ayer dediqué mi tarde de feriado a ver cine de los inicios, mudo y en blanco y negro. Una de las películas que ví es “El nacimiento de una nación” de David Griffith, considerado el film que marca el origen de la institucionalizacelnacimientodeunanacionión del cine como lenguaje narrativo. En el mismo, se aborda como tema central la guerra de secesión estadounidense de los años 1861 a 1865, entre el norte industrializado y el sur agrícola y esclavista. El film comienza con una declaración de principios, una suerte de introducción a la película, que dice algo así como: “si logramos que la guerra sea percibida como algo aberrante, nuestros esfuerzos no habrán sido en vano”. Con semejante voluntad demagógica esperé, razonablemente, un film de pesada autocrítica y revisión de los hechos pasados. Finalmente, me encontré con que los negros esclavos del sur eran unos violentos, sarcásticos y fuera de control, y con que el Ku Kux Klan fue un grupo de héroes que salvó a la nación norteamericana del flagelo de la guerra civil. Las únicas escenas de muerte filmadas son en manos de los descarrilados negros, sedientos de venganza, y la inocente niña blanca, hermana del protagonista, es la acechada por un negro, que por definición, aparece siempre como violador.

atimetokillLa pelicula “Tiempo de matar” de 1996, por citar un ejemplo, ofrece una perspectiva totalmente distinta de la propuesta por el primigenio director David Griffith. Narra la violación de una niña negra en manos de activistas del Ku Kux Klan y su posterior juicio, en lo que se entabla como un distintitvo film de ficción con vocación histórica y moralista. La verdadera historia, la que está documentada, se aleja ostensiblemente del relato cómplice de Griffith. Mi profesor de Taller Audiovisual dijo una barbaridad en alguna de las clases a las que asistí este año: que luego de “El nacimiento…” el cine no produjo prácticamente ningún avance, sino que todo en cuanto a tomas, planos y narrativa fílmica se instituyó en el célebre film. Me costó mucho creerlo y asimilarlo, ya que cien años de producción vanguardista y comercial no pueden no haber dejado un legado representativo de nuestra generación. De hecho, considero que la trama planteada por el director de “Tiempo de matar” y el efecto trágico brindado a las escenas de ficción pueden ser considerados un avance hacia el abandono de la hipocresía. A menos que la protesta social se halla vuelto marketinera, que podría ser otra lamentable opción.

No puedo evitar desviarme hacia la política estadounidense en relación al tema de la guerra de secesión. El 4 de noviembre de 2008 nos tocó asistir a todos los habitantes del planeta Tierra a un día histórico en el que nuestro padre, los EEUU, elegía como presidente, por primera vez en la historia de su país, a un representante negro. En mi caso, no fue ese hecho puntual es que despertó mi atención, sino el gesto del pueblo americano al obamabush“despedir” a su anterior presidente, el amante-de-la-guerra, señor Bush hijo. El estrechón de manos entre el mesías Obama y el denostado Bush, rodeado del silencio y el respeto de todos los ciudadanos americanos, despertó mi asombro porque creo que en Argentina o en otro país más pasional, se hubieran desperdigado barbaridades o gestos de ofuscación, cuando no escraches públicos. Sin embargo, el pueblo norteamericano, en la ultima elección presidencial, no solo dió un paso fundalmental en la superación de sus conflictos históricos de raza, sino que además dejó atrás una gestión marcada de irregularidades por la ridícula carrera armamentística, que dinamitó la economía americana y, por ende, la economía mundial, dejándonos a todos, como regalo, una de las crisis más fuertes que supo tener el tan adorado capitalismo, y todo esto, asombrosamente, en el marco del respeto. Eso demuestra, principalmente, que el pueblo norteamericano está más allá; posee una capacidad de autosuperación que es capaz de dejarnos boquiabiertos y, como si fuera poco, se apoyan paradójicamente sobre un valuarte tan preciado como es la unión, dado que Obama ganó las elecciones con amplia mayoría y con récord de votantes. A Obama lo votaron tanto los negros como los blancos, los ricos como los pobres. Aunque me costó mucho aceptarlo y verlo de esta manera, gracias a ese pequeño gran gesto de ciudadanía, yo entendí por qué EEUU es la primera potencia mundial y por qué nosotros, por ejemplo, estamos tan lejos de serlo.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: